viernes, 4 de marzo de 2011

Avances del Peronismo Federal


En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo. Juan Domingo Perón-17.10.1950

En medio del deseo de robustecer un espacio político de auténtico peronismo nacional, habría que despertar del letargo, para concurrir a las urnas masivamente y ser partícipes de la historia de nuestra Nación Argentina. A esta altura de las circunstancias, debemos admirarnos del trabajo de base que los dirigentes del Peronismo Federal vienen realizando en todo el país, de cara a las elecciones presidenciales de 2011.

Es necesario mencionar a los tres candidatos por el Peronismo Federal, Alberto Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde y Mario Das Neves, que representan desde sus respectivos espacios políticos, un trabajo constante y federativo. Y obviamente, a quienes buscan consensos, coordinan y fortalecen dirigentes y militantes con un compromiso firme y sostenido.

Nos referimos a la Mesa Coordinadora del PJ Federal, integrada por los Senadores Adolfo Rodríguez Saá, Juan Carlos Romero, Carlos Reutemann y el diputado Ramón Puerta, sumando a este equipo, que realiza una tarea titánica, el apoderado legal, Alberto Iribarne y un grupo infatigable de dirigentes que acompañan esta propuesta de recorrer el país, reuniendo las propuestas de cada sector, para realizar de esta manera, una verdadera revolución federal.

Algunos se acercan a las reuniones tímidamente, otros por curiosidad y varios, porque toman conciencia que solamente se puede curar la fractura del peronismo, uniendo fuerzas, sumando voluntades, dialogando, recuperando la mística, la militancia y el compromiso político desde sus entrañas.

Ver sitios web que se llaman justicialistas, llenos de fotos de desconocidos en actos y jornadas, sin que se le brinde un mínimo espacio a la doctrina y las expresiones de Juan Domingo Perón, mueven a una lógica reflexión. Parece que hay palabras adjudicadas de por vida a unos pocos y que este país federal que tanto se proclama, es una sutil expresión de deseo, para desmedro del pueblo argentino en su conjunto.

El tema es que, desde el peronismo auténtico, ese de Perón y Evita, ese de los dirigentes y militantes que siempre proclamaron que el peronismo es un sentimiento, surge el interrogante nuevamente. Quienes dicen ser peronistas, por apropiación indebida de una sigla, no la usan porque se llaman ante los ojos del mundo ‘Frente para la victoria’. Pero además, en un razonamiento vulgar como el ‘no como ni dejo comer’, iniciaron al país a la ‘era de la dedocracia’ menoscabando las matrices ideológicas de los lideres del peronismo, además de una Carta Orgánica, que es el respaldo legal de todo partido político. No merecen el respeto y por eso, tampoco hay que darles espacio mencionándolos, porque no lo ganaron como corresponde en democracia, con una elección limpia y abierta. Tal vez, por temor a perder en una interna, las cosas están como están.

Solo resta estimular a los dirigentes y militantes del Peronismo Federal, para que no decaigan, que sigan adelante con la propuesta de unir al justicialismo de todo el país, más allá de las siglas. Es esta una discusión menor, si uno ve la fuerza que conlleva esta unión de voluntades. Nadie recordará quien inventó un nombre, pero si quienes le dieron importancia y lo defendieron para el bien de todos y no el beneficio de unos pocos.

Tenemos la posibilidad de vivir un momento histórico, para recuperar las banderas del peronismo con las primarias federales, hablar de proyectos y avanzar en positivo hacia ese país federal que todos soñamos, porque el pueblo argentino está cansado de inútiles afrentas y eternas esperas. Recordar la historia, es casi una obligación para todo militante que se precie de tal.


Quienes leyeron, se informaron o vivieron la Argentina de Perón y Evita, lo saben, pero también es un momento para reflexionar sobre todas las proscripciones que sufrió el peronismo. Pero ahora, en democracia, hay quienes desean que se desande el camino, en vez de avanzar fortalecidos en una sola dirección, con las premisas que el pueblo necesita para salir adelante y que se sintetizan en: Más justicia social, más independencia económica y más soberanía política.


Hay palabras que hoy recobran su sentido más que nunca. No olvidemos lo que dijo el General Perón: ‘Un gobierno sin doctrina, es como un cuerpo sin alma. Por eso, el peronismo, tiene una doctrina política, económica y social: el justicialismo’.

Amerita hoy, recordar las ‘VEINTE VERDADES PERONISTAS’ que fueron son y serán el sello indeleble del ideario del partido mayoritario de Argentina. Juan Domingo Perón, las leyó sin imaginar que casi son como un motor que sostiene de pie al ‘Movimiento Nacional Justicialista’, tal como el lo creó y como el Peronismo Federal aspira reflotar con intensidad.


Podemos escucharlas desde nuestra imaginación y otros, desde el recuerdo, las dijo Perón en un acto desde los balcones de la Casa de Gobierno frente al pueblo que se encontraba en la Plaza de Mayo, el 17 de octubre de 1950


La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del Pueblo.

El Peronismo es esencialmente popular. Todo círculo político es antipopular, y por lo tanto, no es Peronista.

El Peronista trabaja para el MOVIMIENTO. El que en su nombre sirve a un círculo, o a un caudillo, lo es solo de nombre.

No existe para el Peronismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan.

En la NUEVA ARGENTINA el trabajo es un derecho, y es un deber, por que es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consuma.

Para un Peronista no puede haber nada mejor que otro Peronista.

Ningún Peronista debe sentirse más de lo que es y menos de lo que debe ser.

Cuando un Peronista comienza a sentirse mas de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.

En la acción política la escala de valores de todo Peronista es la siguiente: Primero la Patria, después el Movimiento y luego los hombres.

La política no es para nosotros un fin, sino solo el medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza Nacional.

Los dos brazos del Peronismo son la Justicia Social y la ayuda Social. Con ellos damos al Pueblo un abrazo de justicia y amor.

El Peronismo anhela la Unidad Nacional y no la lucha. Desea héroes pero no mártires.

En la NUEVA ARGENTINA los únicos privilegiados son los niños.

Un Gobierno sin doctrina es un cuerpo sin alma. Por eso el Peronismo tiene una doctrina política, económica y social: El JUSTICIALISMO.

El Justicialismo es una nueva filosofía de la vida, simple, practica, popular, profundamente Cristiana y profundamente Humanista.

Como doctrina política, el Justicialismo realiza el equilibrio del derecho del individuo con el de la comunidad.

Como doctrina económica, el Justicialismo realiza la Economía Social, poniendo el capital al servicio de la Economía y ésta al servicio del bienestar social.

Como doctrina social, el Justicialismo realiza la Justicia Social, que da a cada persona su derecho en función social.

Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana. Constituimos un Gobierno centralizado, un Estado organizado y un Pueblo libre.

En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo.


Invitamos a los ciudadanos en general, a que concurran a las urnas, no solo para cumplir con un deber cívico, sino porque debemos ser partícipes del futuro de nuestra nación. En particular, a los militantes, para involucrarse en esta agenda electoral, porque nos identificamos con la única doctrina que se agiganta desde el sentimiento, la unión, las ideas y la acción, luchando para tener una patria libre, justa y soberana.

María Evelia Pérez Nicotra Periodista