martes, 14 de agosto de 2012

Con la alcancía repleta

                                                                 

Ahora no pueden culpar ni a Marcelo Bonelli, ni a Lanata, ni Clarín, ni a tantos medios que se atreven a investigar, aunque después se los trate de ‘golpistas’.  Algunos comentan esta nota de manera jocosa, otros con bronca porque estos números a nadie le cierran, pero aquí está, para que el lector saque sus propias conclusiones. Adjuntamos completa, una nota del prestigioso medio español www.elpais.com, para reflexionar.  

Posee los datos para poner en un buscador. De esta manera, tienen la certeza de que no se ha tergiversado nada del texto.

A esto se le agrega el desborde de las redes sociales, en especial twitter,(‏@el_pais)  que multiplican hacia todo el mundo este texto, algunos con comentarios, otros solo con el hipervínculo.

Pero allí está nuestra presidenta, disertando como si nada en este instante, sobre el pago de la deuda y  la crisis global en un acto con el académico norteamericano Joseph Stiglitz, que se realiza en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno y que tiene como moderador al decano de la Facultad de Ciencias Económicas, Alberto Barbieri

En realidad  para dar los datos concretos, la Presidente Cristina Kirchner comparte un panel junto al premio nobel de Economía Joseph Stiglitz, que se encuentra en nuestro país, en el marco de una serie de conferencias organizadas por la UBA. El tema se encuadra en las "políticas para superar las crisis de endeudamiento soberano"

Esa vieja costumbre….

Estamos aguardando un anuncio fulminante que sea tapa de todos los diarios, como una majestuosa ‘cortina de humo’, o que alguien diga que esto es una venganza de los españoles, por lo realizado con YPF, o que ante la insistencia de los medios que no comulgan con sus intereses, salga como Moni Argento a ofrecer…’un cafecitooo’.


Una fortuna fulminante



La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, multiplica en siete años su patrimonio por diez



Cristina Fernández, la actual presidenta de Argentina, es la segunda jefa de Estado más rica de Iberoamérica, después del chileno Sebastián Piñera, que llegó al poder cuando ya era multimillonario. El viernes de la pasada semana presentó su declaración anual de patrimonio, la de 2011, en la Oficina Anticorrupción de su país. Una casa en Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz; otra en la Recoleta, una de las zonas acomodadas de de Buenos Aires; dos hoteles en el sur; más de la mitad de las 25 propiedades que estaban a nombre de su marido, Nestor Kirchner, y un montón de terrenos que en su día compró a poco más de un euro el metro cuadrado y que se valoran hoy a un precio infinitamente mayor.



El patrimonio actual de la presidenta es de 7,08 millones de euros, notablemente inferior al que declaró el año 2010 junto a su marido, que ascendía a 12,58 millones. El descenso se explica por el reparto de la herencia de Nestor Kirchner, fallecido el 27 de octubre de 2010, entre ella y sus dos hijos. Las cosas, en cualquier caso, no le van nada mal a Cristina Fernández: su sueldo, de 4.370 euros al mes, subió en un 25% respecto a 2010, ha ingresado unos 700.000 euros por el alquiler de los inmuebles que comparte con sus hijos y el hotel Los Sauces, en Calafate, funciona a tope.



Nada que objetar a tan escrupulosa declaración de sus cosas y sus dineros. Siempre es motivo de celebración esa transparencia que permite a los ciudadanos saber lo que ganan sus mandatarios. Entre otras cosas porque, de ese modo, pueden reconocer su talento. Y el de los Kirchner es indiscutible. Talento más trabajo y dedicación, buen olfato, sentido de la oportunidad, pueden llamar como prefieran a esa cualidad que les ha permitido enriquecerse. En 2003, cuando Néstor Kirchner juró como nuevo presidente de Argentina, el matrimonio tenía 1,3 millones de euros. Siete años después, su patrimonio se ha multiplicado por diez.



Habrá quien critique a una presidenta, que tanto dice defender a los más desfavorecidos, haber amasado tan rápido esa fortuna. Pero no tiene que ver con ser de izquierdas o populista. Es otra cosa: en 2006, por ejemplo, se adjudicaron a dedo unos terrenos públicos en Calafate, y los Kirchner compraron dos hectáreas por 26.000 euros.



Juzguen ustedes cuanta suerte, habilidad o qué: en 2008 las vendieron por dos millones.

  

Lunes 13 de agosto de 2012, 7:30 pm

Escribe:María Evelia Pérez Nicotra. Periodista-poeta

DATOS DEL MEDIO: Redacción de EL PAÍS
Si quieres ponerte en contacto con los periodistas que cada día hacen posible EL PAÍS dirígete a: Teléfono: + (34) 91 337 82 00 Número de fax: + (34) 91 304 87 66

Redacción: Digital redacciondigital@elpais.es - Internacional internacional@elpais.es
Correo electrónico: CartasDirector@elpais.es

Imagen de Soledad Calés: www.elpais.es