jueves, 7 de junio de 2012

7 de junio: Día del periodista



Un periodista -cuando es por vocación- es un hombre que anda por las calles sin miedos sin armas, que confía en el pueblo y que asume otro compromiso irrenunciable, la defensa de los valores permanentes de la comunidad frente a los grupos humanos que no tienen más le, lisa y llanamente, que el poder que otorga la fuerza’
Alipio ‘Tito’ Paoletti (Alipio Eduardo Paoletti fundó el diario El Independiente de La Rioja en 1959 y lo dirigió hasta 1976. La dictadura invadió la redacción del matutino y el periodista fue obligado a la clandestinidad y al exilio...)

Aunque en un día como este,  las palabras no alcanzan, amerita recordar el Día del Periodista con algunas referencias históricas  y textos destacados para homenajear a los pioneros del periodismo en Argentina y en San Luis.

Con la particularidad que nos da la dicotomía del libre pensamiento he intentado unir figuras tal vez disímiles a los ojos del mundo, pero con un pensamiento común de libertad.

El día del periodista

El Día del Periodista fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en conmemoración de la fecha en que se fundó “La Gazeta de Buenos Ayres”, que no fue el primer diario que registra la historia del Virreinato del Río de la Plata, pero sí el primero surgido de la Revolución de Mayo. La Primera Junta decretó su creación por ser necesario anunciar al público todos los actos oficiales y las noticias del país y las del exterior.

El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno lo fundó, siendo sus primeros redactores el propio Mariano Moreno junto a Manuel Belgrano y Juan José Castelli.
La Gazeta de Buenos Ayres, se editaba en la imprenta de Niños Expósitos y en total se publicaron 590 números ordinarios, 185 extraordinarios y 53 suplementos. Aparecía en forma semanal los días jueves y el último tuvo por fecha el 12 de Setiembre de 1821.

LOS DIARIOS Y LAS REVISTAS EN LA ARGENTINA

                         

Desde ‘La República’ a nuestros días:
Los diarios en el siglo XIX no salían todos lo días. Como ya se dijo la Gazeta de Buenos Ayres se editaba solamente los jueves y la venta era por suscripción a domicilio o a retirarlo de la misma imprenta.
En 1867 apareció el primer diario que se proclamó independiente de todos los partidos políticos y que publicaba temas que pudieran interesar a los lectores. La venta trató de ser masiva. Era La República.


Luego aparecieron tres diarios que continúan saliendo hasta el día de hoy: La Capital, de Rosario, La Prensa y La Nación.
En 1905 se funda La Razón y en 1913 sale Crítica.
El primer diario con formato moderno fue El Mundo, que apareció en 1928. Luego Clarín, Crónica y Página 12 también adoptaron el nuevo formato, siendo La Nación el único diario que mantiene su formato grande.
Cabe aclarar que Clarín es el diario en idioma español de mayor venta en el mundo.


La primera revista en la Argentina fue La Moda, dirigida por Juan Bautista Alberdi. Sólo se publicó durante algunos meses de 1837. Era semanal y traía notas sobre música, poesía, literatura y consejos sobre la manera de vestir con elegancia al estilo de la época.

El primer número de Caras y Caretas apareció en 1898. Era semanal y sus notas reflejaban con humor los acontecimientos políticos, sociales y artísticos de la época: la inmigración, la riqueza agropecuaria, la lucha por la democracia, etc.


En 1904 fue fundada la revista El Hogar, la primera dirigida al público femenino. La Editorial Atlántida, creada en 1918, publicó distintas revistas para distintos sectores de lectores. Así en 1919 apareció El Gráfico, dedicado a los deportes y Billiken, la primera en el mundo dedicada a los niños y a los temas escolares. En 1922 se publica Para Ti y La Chacra, en 1930. Casi todas ellas se siguen publicando en la actualidad.

La Editorial Abril, fundada en 1941, publicaba las Historietas del Pato Donald y otras de autores argentinos e italianos. También editaba las revistas de fotonovelas Idilio y Nocturno, la femenina Claudia y la de actualidad Siete Días.

Hace unos años surgió la Editorial Perfil, que publica Noticias, el semanario de actualidad política más exitoso de los últimos tiempos, junto a las revistas Luna, Supercampo, Semanario, Caras, Descubrir, Week-end y otras.

En total en 1996 se pusieron a la venta en Argentina 162 millones de revistas.’

Estos datos tomados de El portal Educativo, son referenciales de la República Argentina, en cuanto a medios de comunicación.

Un periodismo globalizado

                                        

En la actualidad, los medios digitales nos permiten acercarnos con inmediatez a las noticias de todo el mundo, acompañados por las redes sociales, que reproducen la información de manera personalizada. Esto significa un enorme avance y un gran servicio a la comunidad que puede tomar contacto con la realidad de manera precisa e instantánea.

Hay periodistas en potencia, circulando con un móvil y una camarita fotográfica,  sin haber pasado ni siquiera por un taller de periodismo y suben a los medios en el acto, testimonios  situaciones, directamente desde el lugar del hecho. La hipótesis de corroborar una información desde la fuente, pasando por la investigación y la minuciosa producción, se está transformando en un tema del pasado. No obstante, deberíamos seguir esa rutina como siempre, para no caer en la desinformación o la difusión de falsos datos.

No me alienta el deseo de difundir a algunos escritores y periodistas, en desmedro de otros. Se necesitan muchas páginas para detallar a cada una de las figuras que dejaron su impronta en los medios de comunicación nacionales.

Por una cuestión que simplemente me vincula al terruño, recopilé datos dispersos, intentando transmitir  y compartir con los amables lectores, el espíritu de esta celebración que mañana 7 de junio, unirá a todos los trabajadores de diversos medios de comunicación, en un solo brindis de compañerismo, sin distingos ideológicos.

Con el convencimiento de que para fortalecer a una nación en democracia, se necesitan voces que defiendan la libertad de expresión por sobre todas las cosas, es que hoy les acerco este material, cuidando ese rigor histórico indispensable a la hora de difundir nuestro pasado.

El primer periódico de San Luis


 
La Historia de San Luis de Juan W. Gez, en su página 236, señala textualmente que:

“La Actualidad",  fue el primer periódico que se publicó en San Luis.

Apareció el 28 de marzo de 1858, dirigido por el Dr. Manuel A. Sáez y contaba como colaboradores al Dr. Juan Llerena, Fray Luis Joaquín Tula, Mauricio Daract, Manuel S. Olascoaga y Don. José Cortés Funes.


 
El formato de la composición era al principio de 0.27 x 0.17, a dos columnas y cuatro paginas; después se aumentó a 0.36 x 0.29 a tres columnas. Formuló un hermoso programa tendiente a difundir y sostener los preceptos liberales de la constitución nacional y provincial; abogar para que la justicia fuera una verdad, por la independencia y la cultura de la prensa y por cuanto pudiera ser útil a los intereses permanentes y vitales del país.


 
Declaró que prestaría su concurso al gobierno, siempre que sus actos no desmintiesen el liberalismo que hasta entonces había acreditado y porque siendo el tipo de una época nueva de movimiento y progreso, estaba a la altura de los tiempos y comprendía, a fondo, la índole y tendencias de la sociedad moderna para servirlas legítimamente.


 
Con estos fines y dados los antecedentes de su director y redactores, que sumaban la mas vasta ilustración de la provincia, es fácil suponer la alta misión que vino a llenar esa hoja impresa y la saludable influencia que ejerció en el seno de aquella sociedad. Trató sucesivamente asuntos sobre educación, agricultura, vialidad, inmigración, obras de riego, policía, higiene e industria minera.


Insertó documentos oficiales, debido a lo cual constituye un verdadero archivo y fue el paladín mas decidido de la reintegración nacional, con la incorporación de la provincia de Buenos Aires al seno de la patria común, tal como se soñaba: unida, fuerte y grande, encaminándose hacia las bellas conquistas de la libertad y del progreso.’

Continúa señalando Juan W. Gez, que ‘este periódico mereció elogios del presidente Urquiza, quien mandó subscribirse a 50 ejemplares y era muy leído y comentaba favorablemente su patriótica propaganda, por los políticos del Paraná y por la prensa del interior.


 
Su director, el Dr. Sáez, era una de las más vastas ilustraciones que poseía el país. Nacido en Mendoza en 1834, estaba vinculado a la familia puntana por la rama materna. Cursó estudios secundarios en Chile, donde también aprendió ingles, francés e italiano.

Viajó por Europa y fue a estudiar derecho en Alemania, doctorándose en jurisprudencia en las universidades de Estaugen, Baviera, Hannover y Leipzig. Allí aprendió con el alemán, el latín y el griego, dedicándose con gran empeño al estudio de los clásicos, en sus lenguas originarias.


 
De regreso a su país, pasó a establecerse en Santiago de Chile, donde estaba muy vinculado a hombres eminentes como Vicuña Mackenna, Lastarria y otros. Allí fue a buscarlo el ilustrado gobernador Don. Justo Daract,  para que lo acompañara en sus tareas de gobierno.


Confióle (SIC) el cargo de Juez de lo civil y la misión de proyectar el reglamento para la administración de justicia, tarea que inició, alternándola con sus deberes de Juez, de director de "La Actualidad" y de consejero obligado de aquella administración honorable y progresista.

Permaneció en San Luis hasta diciembre del 58, retirándose a Mendoza donde dedicóse (SIC) al estudio del derecho y a las tareas agrícolas. Peregrinó después por San Juan y Chile, regresó a su provincia natal y vino a radicarse a Buenos Aires.

En todas sus partes acreditó su vasto saber, la firmeza de su carácter, su intachable honorabilidad y su sincero patriotismo. Ha dejado muchos e interesantes estudios jurídicos, filosóficos y hasta teológicos.

Juan Crisóstomo Lafinur,  poeta, héroe y periodista
      


                                                              
En párrafos seleccionados del prefacio escrito por Delfina Varela Domínguez de Ghioldi al libro Juan Crisóstomo Lafinur, Curso filosófico, dictado en Buenos Aires en 1819, Instituto de Filosofia, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, de 1938, encontramos detalles para poner en relieve.

Sabemos que Juan Crisóstomo Lafinur nació en el valle de la Carolina, provincia de San Luis, el 27 de enero de 1797. Con la creación del Virreinato del Plata, San Luis pasó a depender de la provincia de Tucumán. Administrativamente bajo la jurisdicción del gobernador de Córdoba.


Los padres de Lafinur, don Luis Lafinur –español- y doña Bibiana Pinedo de Montenegro- natural de Córdoba del Tucumán – llegaron a la Carolina atraídos por su fama minera. El oro de las arenas y los cerros había dado origen a una aldea progresista y densamente poblada.


A fines del siglo XVIII la Carolina tenía 50 casas bien construidas y un comercio muy activo. Las Invasiones Inglesas y la Revolución de Mayo paralizaron el laboreo en las minas puntanas. Muchos de los pobladores de la región debieron abandonarla, por su incorporación a los ejércitos de la patria. Por iguales motivos la familia Lafinur pasó a Córdoba.


 
En Córdoba Juan Crisóstomo ingresó en el Colegio Monserrat. En 1810 se inscribió como alumno de la Universidad. Fue designado bedel en premio a su aplicación y en mérito - quizá- a su pobreza. Cursaban iguales estudios que Lafinur, Juan Cruz Varela y Salvador María del Carril. Los tres habían de dirigir la campaña liberal democrática en los años que siguieron a la declaración de la independencia argentina.’


Luego de empaparse de una importante atmósfera intelectual, el multifacético Juan Crisóstomo Lafinur, para a las páginas del periodismo nacional, según relata más adelante Ghioldi.



‘Lafinur permaneció en el Ejército del Norte hasta el 14 de septiembre de 1817, en que se aceptó su pedido de retiro. En 1818 aparece en el elemento intelectual de Buenos Aires.

Se vincula a la Sociedad para el fomento del Buen Gusto en el Teatro, creada bajo el apoyo del director Pueyrredón. Escribió composiciones musicales para acompañar al actor Morente en sus representaciones teatrales. Allí mismo se vinculó con Camilo Henríquez, ex sacerdote liberal chileno, periodista y autor teatral. Con él colaboraría, en el destierro, para la transformación político - social de Chile.

Como periodista, Lafinur  colaboró con Camilo Henríquez en El Censor y en El Curioso y con Pedro Feliciano de Cavia en El Americano. Su prédica se levanta siempre a favor de la organización liberal democrática del país.’


 
Luego de una serie de vicisitudes y defendiendo  los principios filosóficos que impartía en las aulas, despertando una airada oposición clerical, al bregar por la transformación docente del país y por la secularización de sus estudios, Lafinur debió pasar al destierro. ‘Pagó con el exilio su convicción filosófica’, puntualiza Ghioldi.


Se estableció en Chile en 1822. Al lado de Camilo Henríquez y de sus compatriotas Gabriel Ocampo y Bernardo Vera, pudo retomar los libros y las ideas filosóficas.

En la Universidad de San Felipe se graduó en derecho civil y en 1823 empezó a trabajar de abogado en sociedad con Vera.


También se vinculó al periodismo chileno. Se casó con Eulogia Nieto, de la sociedad de Santiago de Chile, en 1823. Pocos habían de ser los días de ventura personal en aquella vida agitada y fugaz. Murió Lafinur a los 27 años, el 13 de agosto de 1824.
Sus restos fueron repatriados desde Chile, luego de la gestión del Dr. Alberto Rodríguez Saá, entonces Gobernador de San Luis. Se erigió en su memoria el Museo Internacional de la Poesía Manuscrita en La Carolina, su ciudad natal


El Poeta Segundo Fernández y Mariano Moreno

Un poema escrito por un casi desconocido escritor sanluiseño, nacido en Las Chimbas, Departamento. Ayacucho, en 1895 será el corolario de este sencillo homenaje. Se trata de SEGUNDO FERNANDEZ quien en su libro ‘Hacia las Cumbres, publicado en el Año 1919, le dedicaba estas estrofas

A MARIANO MORENO

Alma de luz astral; de democracia.

Alma de cumbre azul que escala el cielo

poblada por las águilas del verbo

que conmueven el mundo con su vuelo.



Hermano de los cóndores andinos

que la borrasca doman con destreza:

cuando quisiste redimir un pueblo,

se te encendió algún sol en la cabeza.



Fuiste el gran Alejandro de la idea:

fuiste el César audaz del pensamiento,

que enarbola una idea cual si fuera

la gran bandera azul del firmamento.



Allá en el interior de tu alma excelsa,

hubo una crianza de leones bravos,

que al soltarlos al campo de batalla,

fueron guardia imperial de los esclavos.



Fuiste vos mismo el mar, soberbio y grande,

que se pone a cantar bajo la bruma,

y por eso las olas te cubrieron

con la eterna mortaja de su espuma.



                             

Para quienes abrazamos esta profesión, sabemos que es un constante viaje de ida, un avanzar hacia la información, un servicio a la comunidad permanente y en cierto modo, sacrificado. Somos conscientes que el periodismo, no se abandona nunca. Aunque el tiempo nos transcurra, seguimos viviendo la pasión de las noticias con otras improntas, en otros espacios, ‘hasta que la muerte nos separe’.  Y como si fuera un juramento frente al altar, nos llenamos de entusiasmo y vivimos cada acontecimiento, como propio.

Dejamos de lado muchas veces nuestra propia vida, para escribir sobre la vida de los otros y aunque parezca demasiado, entre colegas entendemos que el periodismo es más que una profesión y más que una vocación. Es mística, compromiso, dedicación  una búsqueda constante de la verdad y una íntima y permanente lucha por difundir la verdad.

En un día tan particular como  este, en el que buscamos las mejores palabras para el homenaje, amerita agradecer a los que forjaron las páginas de nuestra patria con sus crónicas, con sus imágenes,  con sus relatos, con sus testimonios, con sus reportajes y con su entrega.

Aquí, desde Mariano Moreno, pasando por Juan Crisóstomo Lafinur, Monseñor Angelelli,  activo predicador del evangelio, hacia el pueblo postergado, por Rodolfo Walsh y su silencio injustamente forzado, por Alipio Paoletti  y cada uno de los que son paradigmas de nuestra historia, nuestro agradecimiento simple pero profundo, sin límites, distancias ni mercantilismos. Un saludo a todos los periodistas que desde medios escritos, televisivos, radiales o  digitales consolidan la democracia garantizando la diversidad de opiniones y  la libertad de expresión.

Y a mis colegas, con quienes me fortalecí desde todos los ámbitos y rincones, estas íntimas palabras, como ofrenda desde mis años de amor por el periodismo.

Sirvan ellas para que se aferren y reproduzcan como una hiedra, en el corazón de los más sensibles y para fortalecer una de las más apasionantes y peligrosas profesiones de estos tiempos, impredecibles y vertiginosos.

Más contenidos sobre este tema y un poema, de la administradora de este blog en: http://www.abaloriospoeticos.blogspot.com

Selección de material, corrección y textos: María Evelia Pérez Nicotra-
Periodista  y escritora de San Luis-
<agendafederalprensa(arroba)gmail.com>
FOTOS WEB:
TARJETA: Homenaje en el Dïa del Periodista de la Biblioteca Popular Mariano Moreno, fundada el 24 de agosto de 1886. Publicada en Sinergia Creativa en 2009.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.